Leyenda del hombre oso

Entre los miembros del equipo de Búsqueda y Rescate del Servicio Forestal de los Estados Unidos, circula una historia, sobre un extraño hombre que vive en el bosque y en ocasiones su avistamiento ha causado accidentes o estados de shock entre las personas que visitan estos lugares de recreo.

Los relatos al respecto son muchos, pero inquietan más aquellos que involucran a niños, niños que desaparecen en un instante, en tan solo parpadeo, en ocasiones no se vuelve a saber de ellos, y en el mejor de los casos, se les encuentra en poco tiempo, pero narrando inquietantes hechos sobre lo sucedido. Todos los pequeños recuperados coinciden que se acercó a ellos un hombre, que, por su singular aspecto, nombran “El hombre oso“, este individuo les ofrece bayas, y los invita a jugar con él, siempre y cuando guarden silencio. Extrañamente, los niños le acompañan sin objeción alguna, incluso se trepan a sus hombros, conservando la tranquilidad en todo momento. A pesar de su extraña cara.

Quien ha podido dar mayores detalles sobre la apariencia de este supuesto habitante del bosque, fue un alpinista recuperado de un risco. Él asegura que cayó por el acantilado debido a su encuentro con un hombre en la cima de la montaña, el sujeto en cuestión no llevaba equipo consigo, así que resultaba algo confuso verlo ahí, también su vestimenta era inadecuada, un pesado abrigo de piel con capucha. Cuando el escalador se acercó a hablar con el individuo, éste volteó súbitamente, provocando una reacción de completo terror al curioso, su cara palideció, se llevó las manos a la cabeza, y quiso gritar, pero no podía emitir ningún sonido ante la visión de aquella criatura humanoide desprovista de rostro, parecía que le hubiesen borrado todos los rasgos y facciones, dejando solamente un pedazo de carne sin gracia alguna.

El miedo del excursionista era tanto, que no le importó lanzarse por el risco, logrando así huir del extraño ser de la colina, el cual decidió bajar por la ladera de la montaña para ir a buscarle, mientras descendía, emitía gemidos sofocados, mismos que hacían temblar al pobre hombre que yacía lastimado a una distancia que en ese momento le parecía mínima, por fortuna pudo ser rescatado antes de encontrarse nuevamente con la criatura. Aunque parece que esta le siguió muy de cerca mientras lo trasportaban a un lugar seguro, pues el hombre no dejaba de revolotear en su camilla, agitado, suplicando y gritando con dirección al bosque que le dejara en paz, que no quería ir con él, ni tampoco que se llevara a alguna de las personas que le acompañaban.

Entre aquellos desesperados gritos, los rescatistas pudieron reconocer un sonido, uno que parecía venir de todos lados, no se comparaba con nada que hubieran escuchado antes, pero apresuraron el paso, no dudaron ni un momento de las palabras del hombre en la camilla, el cual decía que el hombre oso quería llevárselos.

Visita Leyendadeterror.com para mas relatos escalofriantes